Nuestra filosofía

Una alimentación en armonía con la naturaleza, una dieta sana para animales que conviven con personas.

Nos alegra que cada vez haya más personas conscientes de la importancia que tiene la alimentación natural para la salud, belleza y para la longevidad. Para nosotros, la materia prima de todos nuestros productos debe ser de primera calidad, lo más natural posible y de procedencia con controles de seguridad, evitando países asiáticos sin regulación. Por eso utilizamos carne de animales criados al aire libre o en granjas y que son sacrificados con el mínimo dolor, de un modo rápido y con respeto. No empleamos harinas MER, es decir, las que se obtienen de subproductos de riesgo como cráneos, bazos, encéfalos, amígdalas, médulas espinales, o de desechos como patas, pezuñas, ojos o picos.

Nuestros piensos son elaborados en frío (sin extrusionar). Se prensan a una temperatura de 35ºC-40ºC en forma de pellet, para preservar las proteínas, vitaminas, aceites, minerales, oligoelementos y aromas naturales de la materia prima. Ninguno de nuestros productos contiene aditivos artificiales como conservantes, colorantes o aromatizantes, que despiertan un mayor apetito en el perro y que pueden crear adicción. En la elaboración de nuestros productos no se utiliza calcio de origen mineral puro como cal de piedras, carbonato de calcio o cal de forraje. El calcio que utilizamos es de origen animal (huesos). Las proteínas son de origen animal y no vegetales como soja, seitán u otras. Tampoco se emplean subproductos vegetales de digestión pesada como cáscaras o salvado de trigo, que sólo dan volumen al pienso.Ningún producto de nuestra empresa contiene ingredientes manipulados genéticamente.

Comprometidos con los animales: no practicamos ni apoyamos ninguna clase de experimentación, maltrato, abandono o diversión pública con animales. Combatimos estas prácticas, que implican desvarío, ganancia de dinero, ignorancia y abuso de la naturaleza.

Filosofía personal de Conrado Grandville:

"Para mí, el ser humano, los animales, la naturaleza y todo cuanto nos rodea es fruto de la mano creadora de Dios, y de esta convicción deriva mi filosofía personal. Creo que tenemos una gran responsabilidad ante todo aquello que el Creador nos ha confiado y regalado. Es maravilloso, fascinante, encontrar personas que sienten un verdadero respeto y amor por el reino animal y la naturaleza. Deseo que mi empresa tenga un contacto personal/humano con el cliente. Para mí, y para todo el equipo, tú eres algo más que “un número de cliente” en el ordenador: eres es un amigo. Es por eso que nos comprometemos a darte lo mejor a ti y a tu perro. Sabemos que tenemos un buen producto, hecho con entusiasmo, pasión y convicción, y al final todo esto se refleja en la salud del perro y en la felicidad de su responsable humano. ¡Nos encanta darles lo mejor!