¿Cómo conservarlo?

Recomendamos conservarlo en su saco original, transpirable y hecho de papel. Además, una buena forma es almacenarlo en la caja protectora con la que lo enviamos. Elige un lugar fresco y seco, evitando garajes o trasteros húmedos, que pueden favorecer la aparición de moho. Una vez abierto, cierra bien la bolsa. Así te asegurarás de que el pienso se mantenga en buenas condiciones de principio a fin.

    Más consejos:
  • Mantenlo alejado de los rayos solares, de fuentes de calor y de humedad.
  • Evita que el saco esté en contacto directo con el suelo.
  • No utilices recipientes de plástico, que pueden afectar a la frescura del alimento.
  • Evita lugares donde exista riesgo de plagas o insectos.

  • Preguntas frecuentes